Sindrome de Peter Pan


Cuando yo era pequeña pensaba que la madurez llegaba sola. A los 18 años ya eras adulto y tenías tu vida bajo control; a los 30 eras un señor y a los 40 ya eras viejo. Luego, a medida que fui creciendo me di cuenta de que hay personas de 70 años que todavía son niños.

Hace poco le pregunté a mi abuelo (tiene 70 años): “Tato, ¿para ti que es madurez?” A lo que él me contestó: “La sensatez...” Su respuesta me pareció demasiado vacía, así que 3 días después le volví a escribir y le dije: “Hola Tato, ¿a que te refieres con sensatez?". Él me contestó: “Cuando se actúa con buen juicio, prudencia y madurez, se es sensato”. Descubrí que él había tomado la definición de Google. Pero me quedé pensando: Según él, ¿Madurez es sensatez y sensatez es madurez? ¿Le dio pereza pensar? Pero lo grave que veo es que mi abuelo realmente no es muy diferente al común de las personas adultas que conozco.

Yo apenas empiezo la vida. Estoy muy lejos de ser madura. Por eso pregunto. Y miro. Y veo que hay muchos bebés que tienen bebés. Papás que actúan como niños, se guían por los deseos y caprichos, buscan tener dinero y se sienten realizados al conseguirlo. Personas que no tienen un rumbo definido, que viven como Peter Pan, en un mundo falso, queriendo ser niños para siempre.

¿La madurez? En mi opinión, la madurez sería la capacidad de discernir entre el bien y el mal y obrar en consecuencia. Poder poder ver por uno mismo, responder por nuestros actos, asumir necesidades de otros, tener principios y valores claros y ser coherente con ellos. Es la capacidad de conocerse a uno mismo para poder llegar a la verdad de las cosas; no dejarse engañar por las trampas, perseverar en esa búsqueda y luchar hasta el final.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Letter for Bishop

¿Duermes?

ALGUNAS COSAS OBVIAS