La Gente Decente


Decir las cosas comunes, halagarlos a todos, no contradecir a nadie, pretender que todo está bien, el evangelio del statu quo. ¿Que más nos pueden pedir? Somos sumisos, nos hemos sometido, hacemos la tarea. Y que el mundo siga su oscuro curso protegido por la bajeza de quienes no quieren saber entregados a sus pequeñas perversiones cotidianas, a sus engaños y mentiras de gente decente. Ver, verse a sí mismos seguramente los destruiría. O por lo menos destruiría su mundo.

¡El horror! ¡El horror! Pero el más grande horror quizás no es otro que nuestras bondades, nuestras mezquinas generosidades y nuestras buenas intenciones que siempre guardan lo mejor para nosotros mismos.

No tengas miedo de hablar. Te crucificarán, si, pero te crucificarán por lo que eres, por lo que llevas dentro y por lo que no quieres ver y claro, por ser un traidor a tu raza, por abandonar la hipocresía, por dejar de esconderte y de esconder los engaños y mentiras que forman tu vida, por quitarte el disfraz y andar por ahí mostrando tus desnudeces, esas que ocultas hoy debajo de tus ropas elegantes y tu apariencia de persona decente.

Te finges bueno y decente y generoso e interesado en la justicia y la verdad. Si, pero te interesa es la justicia de los demás porque tú sabes que lo que llevas dentro es todo lo contrario: Eres falso y lo escondes todo, solo te interesa lo tuyo, tu vientre, tus mezquindades y egoísmos, finges el amor, eres egoísta y perverso, eres tu principal adulador. Si tuvieras que mirarte por dentro entrarías en pánico. Te derrumbarías como un castillo de naipes.

Inténtalo. Inténtalo un día. Mirarte por dentro, mirar lo que de verdad eres más allá de lo que finges, de lo que pretendes. Y verás. Verás un ser desconocido. Te verás a ti mismo.

Más allá de tus devociones y tus bondades, de tu cálculo certero y de tu perfección, más allá de todo eso que pretendes ser hay otro. Hay otro. Escondido en las sombras... hay otro. Distinto. Eres tú. No lo dudes. Eres tú y te mira todo el tiempo.

Herza Barzatt

Comentarios

Entradas populares de este blog

Letter for Bishop

¿Duermes?

ALGUNAS COSAS OBVIAS