Profesionales del Amor


Hipócritas que fingen lo que no son, comerciantes del miedo y la soledad, tan distantes, amparados en la mentira, tan distintos de lo que pretenden ser, fingen lo que no logran, lo que no alcanzan, esconden lo que de verdad son y se disfrazan de superioridad y dominio y oscura magia, esconden su verdad para estar a la altura de su hipocresía lo y se convierten en máscaras, en seres incapaces de vivir lo que imponen a los demás: “Comen, a mi pueblo, como se come el pan, y no invocan a Dios”.
Solo somos lo que somos; somos lucha, dolor, sangre, miseria y gloria, anhelo y ansia de un mundo que se nos aparece como una inmensa luz más allá de nuestra propia carne desgarrada, más allá de las miserias que arrastramos en la soledad de nuestro llanto. No estamos obligados a hablar lo que no se debe hablar ni a callar lo que no se debe callar. Estamos obligados a cantar las miserias y las esperanzas de un mundo que se consume en la más oscura de las hipocresías porque el viento lo desnuda todo, lo desnuda desde ahora y hasta el final.
Ten cuidado, ten cuidado, es por ti por quien voy, por quien vengo, sombra hecha de engaño y mentira que crees que nadie te ve. Yo te veo, yo sé lo que eres lo que escondes y lo que finges, y lo sé porque yo conozco la oscuridad y ese infierno que vives en la oscuridad. En el no ser de pretender ser lo que no se es.

Herza Barzatt.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Letter for Bishop

¿Duermes?

ALGUNAS COSAS OBVIAS