EL PROGRESISMO



El problema fundamental del progresismo es que parte de una verdad filosófica falsa: que la realidad puede ser lo que uno quiera, que la verdad es una construcción cultural igual que el sexo, que la interioridad del individuo, la identidad propia y el sentido de la existencia. 

El progresismo se basa en filosofias ya superadas por falsas. Primero, en el marxismo, ya fracasado en la Union Soviética, en la Europa del este, en Cuba, una filosofía política que, lejos de superar los problemas que enfrenta, los agrava y termina (siempre) conduciendo al totalitarismo. 

En el existencialismo que parte de la base de que como venimos de la nada podemos hacer de nosotros mismos lo que queramos sin límites, sin reglas, sin valores ni principios distintos a nuestros propios deseos, que, aunque parten de un anhelo de libertad total y respeto del otro, siempre terminan convertidas en la ley del más fuerte que se impone sobre el débil. La tiranía no solo politica y social, sino moral, etica y religiosa porque persigue a cualquiera que no comulgue con sus planteamientos. De ahí los ataques a la Iglesia. En las propuestas Federico Nietzsche y su planteamiento de que Dios ha muerto, no porque el pensara que Dios murió sino porque afirmaba que Dios era una construccion humana y la madurez del hombre pasa por lograr la consciencia de este hecho, y por tanto matar a Dios, antes de construir un dios propio hecho de las cenizas de la conciencia, un dios (o muchos) hechos a partir de la idea de que somos tan solo accidentes de la nada. Para Sartre caminamos hacia la nada, así que que importa lo que hagamos, nadie va a responder nunca de llo que haga. Esta es la Náusea. Para Nietzsche la existencia es un eterno retorno como en el mito de Sísifo, una prisión espantosa de la cual no se puede escapar ni siquiera con la muerte, y cuya sola libertad consisten en aceptar esa realidad y aprender a disfrutarla, a disfrutar cada instante de esta eternidad de pavor. En mi opinión, esto se parece más al infierno que a cualquier otra cosa. 

¿Sí ven? De todo esto es que se nutre el progresismo para prometer al pueblo lo que no puede cumplir mientras se va apoderando de la sociedad convirtiendo nuestros países en sistemas totalitarios al servicio de los agentes y miembros del estado. De los detentadores del poder, un poder que han adquirido a nombre del pueblo pero que utilizan (siempre) para subyugarlo, destruir la libertad, y condenar al hombre a una esclavitud sin final atados a la noria del estado. 

Ni siquiera le dejan el consuelo de una muerte liberadora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Letter for Bishop

¿Duermes?

ALGUNAS COSAS OBVIAS